DENUNCIAR UNA NEGLIGENCIA MÉDICA

27.08.2017 06:56

LEY GENERAL DE SANIDAD

 

UNA NEGLIGENCIA MÉDICA SE PRODUCE CUANDO UN PROFESIONAL SANITARIO ACTÚA APARTÁNDOSE DE LOS ESTÁNDARES MÉDICOS EXIGIBLES (POR ACCIÓN Y OMISIÓN) CAUSANDO EN LA MAYORÍA DE OCASIONES UN DAÑO FÍSICO Y MORAL AL PACIENTE. 

¿Cuáles son las negligencias médicas más comunes?

  1. Retraso en el diagnóstico. 
  2. Error en el diagnóstico o en su interpretación.
  3. Intervenciones quirúrgicas con resultado lesivo para el paciente.
  4. Prescripción inadecuada de medicamentos.
  5. No seguimiento de protocolos.
  6. Transmisión por transfusión sanguínea de enfermedades como la Hepatitis o el SIDA.
  7. No obtención del resultado prometido en cirugía estética o voluntaria, en liposucciones, procesos de adelgazamiento, colocación de protesis, etc...
  8. Infecciones intrahospitalarias.
  9. Daños producidos por el propio material quirúrgico o bien por su olvido en el interior del panciente.
  10. Fallecimiento por no prestarse asistencia sanitaria de urgencia.
  11. Falta de consentimiento informado, y por consiguiente de la información previa del acto a realizar con sus posibles alternativas y consecuencias.
  12. No supervisar debidamente al paciente en el post-operatorio.
 
PROCEDIMIENTO EN LA SANIDAD PÚBLICA (Hospitales públicos, centros de salud, ambulatorios)
 
Debe de solicitar copia de todos los documentos médicos. Cuando nos encontremos con lesiones provocadas por una negligencia debe de hacer un seguimiento fotográfico de la evolución de la lesión en cuestión. 
 
Realizar una RECLAMACIÓN POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL ante la administración sanitaria competente. Es un procedimiento administrativo donde se reclama ante la administración causante de la negligencia médica una indemnización por los daños y perjuicios provocados por su mala actuación. 
 
INDEMNIZACIONES
 
DAÑOS PERSONALES
 
  • LESIONES PERMANENTES: Se debe indemnizar todas las lesiones estabilizadas, secuelas, que han sido causadas por negligencia médica sufrida. 
  • INCAPACIDAD TEMPORAL: Este supuesto es el tiempo en el que ha tardado en curar o estabilizar las lesiones provocadas por el error médico. 
  • DAÑO MORAL: El daño moral consiste en el dolor, la angustia, la aflicción física o espiritual, y en general, los padecimientos infligidos a la víctima por el evento dañoso. Este daño en ocasiones no sólo lo padece quien ha sufrido la negligencia médica en su misma persona, sino sus familiares debiendo considerarse a estos también como víctimas de la negligencia cometida por el profesional sanitario.
DAÑOS MATERIALES
 
  • DAÑO EMERGENTE: Engloba todos los gastos soportados por la víctima a causa de la negligencia médica padecida, tanto presentes como futuros (futuras intervenciones, rehabilitación, transportes, gastos médicos...)
  • LUCRO CESANTE: Es la pérdida de la situación y capacidad económica del individuo perjudicado. 
 
EL PERITO MÉDICO
 
En los procedimientos en los que se intentan conseguir una responsabilidad por parte del médico es estrictamente necesario el contar con otro médico, con un perito experto en la materia, quien tras estudiar en un primer momento toda la documentación médica nos informará sobre la existencia de la negligencia médica, emitiendo un posterior informe pericial en el que concretará cuales han sido los errores médicos, fundamentándolos, estableciendo el nexo entre esos errores y el daño infligido a la víctima. Estos informes son vitales en estos procedimientos ya que son ellos quienes dan una fundamentación estrictamente técnica del caso determinado.